EL DIEZMO, LAS OFRENDAS Y EL TEMPLO